DESARROLLO EMPRESARIAL

El área de Desarrollo Empresarial o Desarrollo Competitivo tiene un rol preponderante en la corporación Cordenor en los últimos diez años.

En este quehacer, Cordenor es intermediario privado de organismos del estado, como Corfo, cuya misión es mejorar la competitividad y la diversificación productiva, a través del fomento a la inversión, a la innovación y el emprendimiento, fortaleciendo también el capital humano y las capacidades tecnológicas,  para alcanzar el desarrollo sostenible y territorialmente equilibrado. La opción preferencial de Cordenor es el apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas, Mipyme.

En efecto, el apoyo de Cordenor a las Mipyme se despliega a través de los instrumentos de desarrollo competitivo, de emprendimiento e innovación de la Corfo, entre otros, los siguientes:

En su función de Agente Operador Intermediario de Corfo, CORDENOR recibe las solicitudes de los empresarios de la región, las que convierte en propuestas o proyectos de cofinanciamiento, que son presentados a las instancias respectivas de Corfo, para su análisis, evaluación y aprobación.

Cuando el proyecto es aprobado por Corfo, se validan los contratos y se pone en marcha el proyecto, para lo cual las empresas adjudicadas contratan a consultores o profesionales competentes que los ejecuten (independientes de Cordenor). El proyecto es administrado, supervisado y evaluado por el Agente operador intermediario Cordenor, hasta la plena conformidad del cliente y la consiguiente rendición técnica y financiera a Corfo, entidad que da su aprobación final, o rechaza, en caso que el resultado no cumpla con los indicadores establecidos previamente.

Dicha gestión de proyectos implica la supervisión y evaluación del trabajo que realizan los consultores y/o profesionales independientes, contratados por las empresas destinatarias del subsidio Corfo. Una vez aprobados técnicamente los proyectos, estos se pagan, previa aprobación del empresario correspondiente y del Agente Cordenor, siendo también evaluados por Corfo, para validarlos y aceptar la rendición de fondos.

Lo anterior indica que cada proyecto, en su ejecución, pasa al menos por tres filtros: El empresario (que recibe el servicio y lo evalúa), el Agente Operador Intermediario (que supervisa el proceso), y Corfo, que evalúa y valida finalmente los resultados de cada intervención.

De esta manera, en la última década, Cordenor ha gestionado proyectos para una cantidad no inferior a las 500 empresas Mipyme de la región.